Blanqueamiento dental: Mitos y Verdades

clinica-dental-guadalete-blanqueamiento-1

Tener una bonita sonrisa no es solo por estética sino más bien es por salud, tener una boca sana previene muchas enfermedades.

Después de un tratamiento de ortodoncia, pese a tener unos buenos hábitos de higiene dental durante el mismo, los dientes pueden quedar manchados por eso siempre recomendamos un blanqueamiento después de este tipo de tratamiento.

Además ahora te regalamos el blanqueamiento dental si realizas con nosotros tu ortodoncia.

¿En qué consiste un blanqueamiento dental?

Este tratamiento es un proceso clínico cuya finalidad es aclarar el color de los dientes. También se eliminan manchas causadas por tratamientos o malos hábitos. El blanqueamiento dental es una de las técnicas más solicitadas.

Pero alrededor de este proceso existe toda una serie de mitios que no todos son correctos, os contamos algunos.

–          Uso del bicabornato:  Muchos al intentar mejorar el color de vuestros dientes, utilizáis remedios caseros como este. Pero este es un producto muy abrasivo y daña el esmalte. Su efecto es momentáneo pues dura solo unos días y los dientes se pigmentarán más causado por las raspaduras provocadas en el esmalte.

–          Desgaste del esmalte: Este es uno de los aspectos en los que se diferencia un blanqueamiento realizado por profesionales, pues un blanqueamiento dental mal hecho o con remedios caseros puede provocar el desgaste del esmalte de una manera irreversible.

–          Sensibilidad y dolor: Son aspectos que disminuyen si el procedimiento es realizado por  profesionales, también ayudan pastas dentales para ese fin.

–          Irrita las encías: Esto sucede cuando se abusa de productos de geles o pastas para “blanqueamiento dental”.

–          Uso del limón: Otro remedio casero erróneo, su uso como limpiador o blanqueador se come el esmalte natural del diente, dejándolos amarillentos, opacos y propensos a la formación de caries.

Estos son solos algunos, pero seguro que hay más, nosotros os aconsejamos que ante la duda preguntéis a vuestro dentista. Podéis contactar con nosotros en este enlace.