5 pasos para cuidar tu cepillo de dientes

Cepillo de dientes Clinica dental Guadalete

Que los cepillos de dientes no duran eternamente no es algo nuevo, vemos que las cerdas se desgastan entonces lo cambiamos, pero ¿Cuánto duran realmente? ¿ Cómo debo conservarlo? ¿Cuándo debo cambiarlo? son dudas frecuentes que nos comentáis cuando venís a la consulta. En este artículo responderemos a las más comunes para que vuestro cepillo de dientes no sea un foco de enfermedades y cumplan su función. 

¿Cada cuanto se cambia un cepillo de dientes?

Pues cada 3 meses es recomendable cambiarlo, por que las cerdas se desgastan, si además tu hijo muerde el cepillo el tiempo se acorta. Si cada tres meses no te vas a acordar quizás te acuerdes de cambiarlo cada cambio de estación, puede ser más fácil de recordar.

¿Es recomendable cambiar de cepillo de dientes si he estado enfermo?

Si, así de simple. El cepillo puede contener bacterias que volverían a acentuar esa enfermedad, así que lo mejor siempre es sustituirlo por uno nuevo después de una enfermedad.

¿Puedo compartir el cepillo de dientes?

No, aunque suene evidente, en muchas ocasiones podemos no tenerlo tan claro. El cepillo de dientes no se comparte con nadie, ni pareja, ni amigos ni familiares y pensarás… “pero si ya intercambiamos saliva por ejemplo cuando damos besos, esto será igual ¿no? ” pues no. Ya no es solo una cuestión de higiene si no sanitaria. Cada persona tenemos unos microorganismos específicos que no se contagian por la saliva pero si por ejemplo por las cerdas del cepillo dental. Si compartes el cepillo eres más propenso a padecer herpes labial, hongos o caries. Así que si se te olvida el cepillo en casa masca chicle sin azúcar o pastillas de menta.

¿Cómo guardo el cepillo de dientes? ¿Hay que lavarlo?

Después de cada uso hay que enjuagar muy bien el cepillo, así como sacudirlo en exceso para eliminar todo resto de agua o comida que pueda quedar. Almacenarlo de forma vertical con las cerdas hacia arriba para que se seque, por lo general no recomendamos el uso del capuchón hasta que no esté seco del todo e intentar que no se toquen unas cerdas con otras de otro cepillo si se almacena por ejemplo en un vaso con otros cepillos.

¿Cómo enseño a mi hijo estos hábitos?

Pues principalmente haciéndolo tú, tanto para ti como con él. Si el niño ve que sus padres también lo hacen ellos lo harán y se convertirá en una costumbre. Así que tu eres su mejor ejemplo.

Esperamos haber despejado algunas dudas, si todavía tienes puedes llamarnos o contactar con nosotros.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *